Cuestiones sobre aplicaciones homeopáticas

| 8 Oct 2013 | Blog

En ésta pequeña entrada, me gustaría mencionar algunas cuestiones sobre las aplicaciones de la homeopatía dentro del campo de la Agricultura. Existen diversos  autores que han escrito sobre homeopatía en la agricultura, pero sobre aplicaciones, sus diferentes formas, momentos, frecuencias y dosis de aplicación, o sobre que tipo de maquinaria es la más adecuada, no encontramos mucho. Este tema es muy impòrtante en cuanto a  lo que son hoy en dia las prácticas agrícolas. Las prácticas actuales contemplan dos tipos de aplicaciones genéricas: las preventivas y las curativas. Dentro del término preventivo a excepción de algunos cultivos como viña, peras o manzanas, papas y otros, que en función de los párametros relacionados con la climatología, los servicios agrarios dan un “aviso” de riesgo de aparición de enfermedad criptogámica o plaga, en el resto  de cultivos no es así,  y están dejados en muchos casos tanto la frecuencia y el momento de aplicación  a determinaciones subjetivas y las propias de presión del mercado tanto de agroquímicos ( naturales o no) como de la relacionada con la venta de los frutos. Prevención es dar un tratamiento que se realiza antes de que aparezca la enfermedad, pero una prevención  acertada es muy compleja de determinar y en muchos casos normalmente se traduce en la aplicación de un producto sin más, con sus efectos posteriores sobre la planta de difícil cuantificación. De hecho si utilizamos, el sentido común, deberíamos aplicar en la agricultura similares parámetros que cuando nos sucede “algo” a nosotros. Me refiero a que, deberían estar presentes las anomalías en las plantas tanto en cuestiones orgánicas relacionadas con la bioquímica, los parásitos-insectos, u otro tipo de patologías como los virus, bacterias y hongos, o las propias causadas por el manejo de los cultivos, para poder ir al facultativo y aplicar los remedios recetados. Por lo que el método desde el punto de vista de Unho sería  la consultoría técnica personalizada para cada caso concreto, y una vez presentado el caso realizar los ajustes sobre el cultivo y la aplicación de los remedios que se consideren oportunos. Si bien, la posibilidad resultante debida a la práctica común, que si no se aplica “tal o cual” remedio en un plazo determinado tendré la enfermedad, es una lección que existe y se debe tener en cuenta, debido a que las plantas están mucho más inmersas en el entorno natural, que nosotros ( más individualizados). Tener cada vez más claro que una planta sana, fuerte y con una genética adecuada ya sea de semilla o esqueje, hortícola o  frutal, es un inicio fundamental que se debe tener muy en cuenta de cara al éxito; para posteriomente poder realizar un análisis pormenorizado de sus necesidades tanto nutricionales, como de fechas de implantación, dado los ciclos a los que pertenecen cada especie y variedad, así como un correcto manejo del agua. Pero el hecho de plantar o trasplantar, osea...

Leer más »